La cultura organizacional juega el rol más importante en la transformación digital, ya que implica la necesidad de que las personas adopten nuevos procesos, nuevas maneras de organizarse, nuevas formas de trabajo y enfoques para romper viejos vicios y relacionarse de manera diferente tanto con los clientes como internamente.

El concepto de organización, en este contexto, significa mucho más que la estructura real de la empresa con su jerarquía de responsabilidades y áreas. La organización, en un mundo de transformación digital, incluye la cultura de trabajo y el conjunto de prácticas y actitudes que son clave para ejecutar transformaciones digitales.

La transformación digital no se trata sólo de aprovechar las oportunidades que nos brinda la tecnología, sino de implementar una organización basada en la agilidad. La cultura organizacional desempeña un papel vital en la transformación digital de cualquier empresa.

Construir una cultura de cambio y evolución permanente es clave. Las empresas no hacen un cambio y luego simplemente se sientan y esperan que lleguen los próximos años para volver a cambiar. Hoy existe la necesidad de crear un nuevo impulso y ritmo en el negocio que refleje la nueva realidad de la industria en la que se está operando.

En mi experiencia y humilde opinión, he visto, varias veces, que los directivos de las empresas no son totalmente conscientes de las implicaciones culturales de las iniciativas digitales que lideran. Se requiere que las empresas operen de una manera que nunca han previsto, que se muevan con una fuerte tolerancia al riesgo/error y una velocidad a la que no estaban acostumbradas.

Varios papers que estuve leyendo en el transcurso de mi carrera identifican algunos de los valores culturales y, por lo tanto, de los comportamientos deseados que se consideran claves para ser exitosos en una transformación digital:

  • Estilo proactivo vs reactivo.
  • Centrado en el cliente vs. centrado en el producto / servicio.
  • Datos enfocados en construir el futuro vs en explicar el pasado.
  • Información en tiempo real vs reportes del pasado.
  • Innovación rápida / ágil frente vs grandes inversiones de tiempo/recursos.
  • La toma de riesgos y los fracasos son aceptados y promovidos.
  • Testear con los clientes siempre.
  • Organización plana/ágil vs organizaciones jerarquías.
  • Equipos multifuncionales.

La cultura lidera la adopción de la tecnología en la era digital, mientras que la capacidad de innovar depende de la adopción de nuevos valores y comportamientos. Hoy en día, las culturas organizacionales deben lograr reflejar su potencial de velocidad y la agilidad para seguir siendo competitivas y seguir atrayendo a los mejores talentos.

Latest news

Check our latest articles to keep you posted!

Como les contamos en la primera parte, el primer webinar […]
El jueves pasado realizamos nuestro primer webinar, enfocado en herramientas […]
En Adviters fomentamos uno de nuestros valores principales a cualquier […]
?>