Ante los elevados costos que representa la presencia física en cualquier industria, ya sea por tener un negocio a la calle, una sucursal bancaria o un espacio de publicidad, la presencia digital se ha convertido en una alternativa ideal para abaratarlos y mejorar la eficiencia de las empresas sin importar su tamaño.

Esto ha llevado cada vez más a compañías de cualquier índole a comenzar a transitar el camino hacia la Transformación Digital. Sin embargo, cada empresa entiende este concepto de diversas formas, algunas abandonan antes de comenzar creyendo que solo es apto para los grandes y otras deciden avanzar sin saber bien como.

Si hay algo que es claro, la transformación es cross a toda la compañía y demandará de muchos desafíos, convicción del top management y de incomodar a aquellos que estaban acostumbrados a hacer las misas cosas de la misma manera a lo largo de los años.

Habrá que poner en juego aquellos procesos tradicionales con los que la organización solía operar, desafiándolos y viendo a la tecnología como un habilitados. Será clave automatizar tareas, pero siempre teniendo en claro que un mal proceso manual, solo se convertirá en un mal proceso automático si no lo repensamos.

Rechazo a lo desconocido

El ser humano por naturaleza tiene miedo al cambio y buscará evitarlo a más no poder, será clave empoderar a los equipos para pensar sin temor a equivocarse permitiendo encontrar oportunidades y ventajas de la tecnología. Es necesario identificar a aquellos gestores del cambio que se transformarán en los ‘champions’ y liderarán en tiempos de incertidumbre, deberán también crearse estructuras menos verticales y fomentar la colaboración entre otros.

Deberemos ser muy conscientes que en el mundo digital todo sucede más rápido, pero así como será más rápido incrementar las ventas, más rápido llegar a nuevos clientes, también será más rápido equivocarnos. Equivocarse está bien, es algo con lo que deberemos convivir, pero para ello deberemos crear redes de contención para poder equivocarnos en un ambiente contenido y donde el impacto sea menos.

Al ser posible llegar con un menor costo a diversos clientes, deberemos mantener varios canales de comunicación, controlar nuestra imagen en ellos, estar expectantes al feedback recibido en las redes y tener la flexibilidad de actuar con velocidad.

Es clave considerar la magnitud que la transformación digital tendrá dentro de la organización. Todo proceso debe pensarse digital pero no digitalizar cualquier proceso, esto permitirá brindar soluciones rápidas y listas tanto para el mundo actual y como para el futuro, y de esta forma poder hacer frente a los requerimientos de los actuales y posibles clientes.

Como mencionamos la transformación digital no es únicamente tecnológica. Para llevarla a cabo con éxito es necesario trabajar en muchos aspectos de la organización, como por ejemplo: la redefinición de procesos, la selección de talento digital, la visión, la experiencia de comunicación y la medición de resultados para la mejora continua.

Latest news

Check our latest articles to keep you posted!

Como les contamos en la primera parte, el primer webinar […]
El jueves pasado realizamos nuestro primer webinar, enfocado en herramientas […]
En Adviters fomentamos uno de nuestros valores principales a cualquier […]
?>