La gestión de proyectos tradicional sigue una serie de fases que la hacen demasiado pesada en tiempos en los que la innovación tiene una velocidad muy superior a la propia velocidad del proceso.

Una posible solución a esta problemática sería la utilización de prototipos para la gestión de proyectos y para el desarrollo de nuevas ideas o innovación.

Metodología Tradicional

La forma tradicional de gestionar un proyecto software se denomina “waterfall“. Las fases del proyecto son las siguientes:

  • Relevamiento
  • Análisis de requerimientos
  • Diseño de la solución
  • Desarrollo
  • Homologación
  • Implementación

Estas fases se desarrollan en un único ciclo de forma que cuando una fase acaba, se pasa a la siguiente, sin posibilidad de vuelta atrás. El método de trabajo es inflexible, y pretende cumplir exactamente la planificación.

Cuando las diferentes fases se alargan en el tiempo y la comunicación con el cliente no es eficiente el resultado de los proyectos no suele estar alineado con lo que los clientes esperan obtener. Los motivos principales de este fracaso son los siguientes:

  • La comunicación con el cliente no es eficiente.
  • No se analizan los errores cometidos y estos se repiten una y otra vez.

Metodologías ágiles

Actualmente la innovación ha adquirido una gran velocidad lo que implica que las herramientas y los sistemas evolucionan muy rápidamente. Aparece por tanto la necesidad del uso de metodologías que no sean tan rígidas y que nos permitan una mejor adaptación a las necesidades de nuestros clientes. Encontramos la solución en el uso de metodologías ágiles. 

Este tipo de metodologías implementan un ciclo iterativo de desarrollo y aumentan drásticamente la comunicación con el cliente de forma que el resultado siempre será un producto adaptado a sus necesidades.

La innovación en si misma tiene que seguir este tipo de procesos ágiles y aquí es donde me gustaría introducir la idea de realización rápida de prototipos.

Realización rápida de prototipos

La realización rápida de prototipos se integra perfectamente en los procesos de gestión ágiles y no se trata de un asunto de “pruebas”, se tiene que tomar como una nueva forma de trabajo. Una forma de trabajo que se adapta a la velocidad de la innovación.

¿Cuál es el proceso?

  • ¡ Tenes una IDEA ! Entonces, BOOM !! rápido genera un PROTOTIPO
  • Ejecuta tu prototipo tan rápido como sea posible.
  • El prototipo puede triunfar o fracasar pero mostralo y pregunta ¿?
    • ¿Qué podemos aprender de él?
    • ¿Qué podemos mejorar?
    • Estamos en contacto con nuestros posibles clientes
    • Adquirimos conocimiento de forma rápida, generamos emoción y credibilidad creciente
  • Genera una nueva versión rápidamente incorporando lo aprendido o desecha la idea tomando buena nota de los errores para la próxima vez.
  • Itera este proceso cuantas veces sea necesario.

¿Cuáles son las ventajas de integrar la generación de prototipos?

Fundamentalmente evitamos los principales problemas derivados de la gestión de proyectos o ideas bajo metodologías tradicionales de desarrollo de software.

Con la generación de prototipos, mantenemos en todo momento el contacto con nuestros clientes, estos forma parte de nuestro proceso y la comunicación con ellos es una parte fundamental del mismo. Nuestro proyecto o idea no tendrá ningún sentido si no es útil para ellos.

Además, integramos la gestión de errores en nuestro proceso y los tenemos presentes en todo momento. La idea es evitarlos pero su aparición es una oportunidad de aprendizaje valiosa que no podemos desaprovechar.

Latest news

Check our latest articles to keep you posted!

Como les contamos en la primera parte, el primer webinar […]
El jueves pasado realizamos nuestro primer webinar, enfocado en herramientas […]
En Adviters fomentamos uno de nuestros valores principales a cualquier […]