La nueva pandemia del COVID-19 ha planteado una crisis sin precedentes en este siglo que requiere una readaptación social para minimizar los impactos que ésta provoca. Desde luego, el sector privado tiene como desafío mantener sus negocios y, a su vez, proteger a sus empleados. Dependiendo el tipo de industria en la que se desempeña la organización, la tecnología brinda la posibilidad de continuar con sus tareas bajo la modalidad de teletrabajo o trabajo remoto.

Esta modalidad implica continuar con las responsabilidades laborales a distancia, desde los hogares de cada trabajador. Debemos recordar que esta medida resulta sumamente efectiva para proteger a la sociedad en su conjunto evitando contagios y reduciendo los potenciales fallecimientos.

El gran desafío al que se tuvieron que enfrentar las organizaciones fue implantar esta modalidad de trabajo prácticamente de un día para otro, en muchos casos sin tener experiencia previa en esta modalidad laboral. Por ello es fundamental que posean acceso a las herramientas tecnológicas y conocimientos sobre su utilización para lograr continuar con las actividades con la mayor normalidad posible. En muchos casos, las empresas han tenido que adaptar o mejorar procesos digitales para poder trabajar bajo esta modalidad. Por ejemplo, establecer medidas de seguridad de protección de la información, utilización de herramientas digitales para reuniones a distancia, etc.

Por supuesto, esto trae aparejada la necesidad de capacitar a las personas que integran la organización para que se adapten a esta nueva modalidad. Es por ello que se requiere ejercitar la flexibilidad, creatividad y tolerancia de cada trabajador para poder lidiar con esta modalidad. La comunicación cumple un rol clave en este punto, ya que es necesario dar lugar a la participación de todas las personas para que puedan comentar las dificultades que sienten y ayudarlos a solucionarlas.

La organización internacional del trabajo enumera una serie de consejos para poder trabajar bajo esta modalidad y adaptarse a la misma:

  • Respaldo de los directivos: es necesario tomar un enfoque de gestión orientado a resultados, definiendo metas y objetivos asignados a cada empleado para luego poder realizar las supervisiones necesarias sin tener que exigir cumplimientos estrictos de horarios en algunos casos. Es necesario que conozcan la realidad de cada trabajador, puesto que muchos tienen personas a su cuidado y es necesario contemplar esta realidad.
  • Herramientas y formación apropiadas: los trabajadores precisan acceso al equipo adecuado para desempeñar sus funciones, como computadoras, software, asistencia técnica y formación. La comunicación y la realización de reuniones ayuda a que el trabajador de sienta acompañado en este desafío.
  • Expectativas claras: todas las personas deben saber qué se espera de ellas, las condiciones de trabajo, cómo informar resultados y cómo se realizan las supervisiones.
  • Control del tiempo: es necesario que el trabajador se asigne el tiempo necesario para poder trabajar y lograr un balance entre su vida profesional y personal.
  • Estrategia personal: quien trabaja a distancia tiene que emplear su propia estrategia para poder lograr el cumplimiento de las tareas profesionales.
  • Confianza: es lo que sujeta la estructura de trabajo a distancia. Sin confianza, el trabajo remoto no es sostenible.

Desde Adviters, podemos dar unas últimas recomendaciones a aquellos que están trabajando bajo esta modalidad por primera vez para que puedan ser lo más eficientes posibles:

  • Trabajar en un espacio definido, que sea lo más tranquilo posible.
  • Definir horarios para evitar trabajar en exceso, lo que se traducirá en un desgaste que en el corto plazo perjudicará el rendimiento laboral.
  • Conversar con los miembros de su familia para que toda la estructura familiar pueda acompañar estos cambios, estableciendo pautas de convivencia que contemplen la nueva situación.
  • Demostrar el compromiso con sus colegas y jefes respetando los objetivos asignados.
  • Comunicar los desafíos y pedir ayuda si es necesario.

Claramente, esta nueva pandemia nos impuso una crisis que brinda la oportunidad de efectuar aprendizajes a partir del conocimiento de las vulnerabilidades de la organización, pudiendo mejorar y crecer para ganar en flexibilidad y creatividad.

Latest news

Check our latest articles to keep you posted!

Como les contamos en la primera parte, el primer webinar […]
El jueves pasado realizamos nuestro primer webinar, enfocado en herramientas […]
En Adviters fomentamos uno de nuestros valores principales a cualquier […]