Como toda actividad dentro de la compañía, La Transformación Digital no queda exenta de riesgos en lo absoluto. Las empresas necesitan comprender rápidamente lo que sus clientes demandan, ser ágiles en su digitalización pero estables a la hora de dar un servicio.

El 70% de las empresas reconocen que se encuentran con obstáculos cuando deciden convertir las ideas en hechos. Según indica la Global Digital Risk Survey del año 2019, la traba aparece al querer moverse rápido pero seguro, donde un 65% de las empresas encuestadas señala barreras de tipo cultural, un 58% menciona que el dolor radica en las metodologías ya implementadas en la compañía sumado a procesos obsoletos y un 56% lo relaciona a la falta de skills necesarios para su desarrollo.

Para muchas empresas hoy el problema pasa tener que realizar una rápida adopción de la transformación digital y lo que la misma conlleva. En muchos casos por no perder la oportunidad ante un competidor, en otros porque ven esto como una oportunidad para motivar al personal. Según relevaron algunos entrevistados, hay situaciones donde la empresa no está en condiciones de dar el paso hacia la transformación, pero deben decir públicamente que están atravesándola para no generar mala prensa.

Lo que está claro, es que la transformación digital demandará nuevas capacidades tanto técnicas como blandas. Desde un punto de vista tecnológico las compañías se están encontrando con carencia en el conocimiento en los siguientes grupos:la nube (85%), las metodologías ágiles de desarrollo (80%) y las interfaces de programación (77%) lideran los niveles de adopción. Por otro lado, también concuerdan las empresas en las limitaciones del liderazgo, la contradicción de ofrecer home office pero querer controlarlos con herramientas que suplan el no poder verlos, etc.

Solo unas pocas empresas han indicado que superados estos obstáculos han podido escalar hacia IoT, robótica, Inteligencia Artificial, blockchain en sus distintos usos y procesamiento del lenguaje natural. Sin embargo, todas afirmaron haber sufrido alguno de los siguientes «dolores» y que han sido riesgosos para el éxito de la misma:

Estrés por el cambio – Aumento de la fatiga de los empleados por el volumen de las iniciativas de cambio impactando su productividad.

Incertidumbres – Las estructuras se rompen, la pirámide se achata, cada quien busca su nuevo rol dentro de la organización y esto trae grandes resultados, pero también ganadores y perdedores.

Big Data Analytics – Está claro que los datos que podemos recolectar hoy marcan la diferencia, pero de nada sirve hacerlo sin ningún sentido o estrategia, sino terminaremos inmersos en un montón de nada.

Cultura de la compañía – En las organizaciones siempre habrá líderes del cambio y detractores que por miedo tiendan a desalentar el proceso.

Crecimiento organizacional – Como se manejarán las organizaciones en esta re-estructuración, de qué manera hacerlo distinto sin incrementar personal por falta de conocimiento de las funciones.

Retención del conocimiento – Aquellos que se transformen en especialistas del cambio tendrán un mercado hambriento por contratarlos, que planes tenemos dentro de la organización para retenerlos?

La Transformación Digital es ya un hecho, y lo mejor es ser conscientes de los riesgos y estar preparados para afrontarlos. La flexibilidad es hoy el camino a seguir. Cuanto más fácil sea este viaje para las personas, más probabilidades de éxito tendrá la empresa en su propia transformación digital.

Latest news

Check our latest articles to keep you posted!

Como les contamos en la primera parte, el primer webinar […]
El jueves pasado realizamos nuestro primer webinar, enfocado en herramientas […]
En Adviters fomentamos uno de nuestros valores principales a cualquier […]
?>